Autobuses de Malta

El único medio de transporte público en la isla de Malta. lo constituyen los legendarios autobuses de colores amarillo y naranja. La terminal ó estación principal se encuentra en La Valleta, centro neurálgico de la ciudad y desde este enclave van partiendo hacia los diferentes barrios y poblaciones de la isla. Los precios de los autobuses son muy económicos y normalmente los billetes se compran al propio conductor y es recomendable tener preparado el importe justo, de lo contrario es posible que este no disponga de cambio.
Cuando el viajero quiere avisar al conductor de que desea apearse en la próxima parada, debe tirar de un cordel dispuesto en los laterales interiores del techo, que accionan un dispositivo sonoro (algo parecido a un timbre ó campanilla)... y es recomendable no hacerlo más de una vez, porque según el caso, esto puede molestar el ánimo del conductor.



La extraordinaria mezcla de culturas que se han dado cita a través de la Historia, en este pequeño país insular, que pertenece a la unidad europea desde el año 2004, también se manifiesta en la peculiar manera de decorar estos autobuses urbanos.

El volante a la derecha y la conducción por la izquierda, es herencia directa de los ingleses que desde el año 1814 en que Malta pasó a ser parte del Imperio Británico, gracias al tratado de París y no dejó de influenciar de una u otra manera en la vida política y militar del país, hasta el 31 de Marzo de 1979, fecha que se conmemora desde entonces en las islas como "El día de la Libertad".

Viajar en uno de estos singulares y coloridos autobuses, es toda una experiencia que los visitantes no deberían perderse, solo el observar a los diferentes tipos de pasajeros que hacen uso de estos transportes es ya todo un acontecimiento.
En alguna parte de Internet, he leído sobre el "mal genio" de los conductores de estos vistosos vehículos e incluso llegué a leer algo sobre una leyenda urbana que afirmaba que estos eran antiguos ex-presidiarios.
Mi experiencia personal, fue muy diferente, realizé un par de viajes a la Medina, con este medio de transporte y la verdad tanto los conductores como los pasajeros, siempre estuvieron cordiales y dispuestos a resolver mis dudas sobre los trayectos a recorrer.

Ver ISLA de MALTA / La Valleta