Guest House in Jodhpur

Exterior de la Guest House
Llevaba algo más de doce días recorriendo la región India, del Rajasthan y cada día dormía en un sitio diferente, esta vez en la ciudad de Jodhpur, me había tocado una "Guest House" ó Casa de Huéspedes, en español... desde luego esto era una nueva experiencia para mí.
Nora Villa, este era su nombre según rezaba en un cartel con una cruz cristiana, colocado en la puerta de acceso a la vivienda.

Cocina y comedor de la vivienda
Los dos empleados de la Casa, me estaban esperando y mientras me enseñaban mi habitación y las demás estancias de la vivienda, me explicaban con evidente satisfacción que los propietarios de la Guest House, eran cristianos y muy devotos, cosa que al parecer debería infundirme cierta tranquilidad en el ánimo y hacerme sentir como en casa ó al menos de esta manera lo interpretaban ellos.

Habitación, con vestidor y baño... todo un lujo
La barroca y sobre cargada decoración de toda la casa, eso si que me inquietaba y miraba cada rincón y detalle con sorpresa y estupefacción... esos cojines sobre la cama, las colchas, las cortinas, todo adornado con borlas y unos desmesurados bordados. Una gran profusión de imágenes de Santos, Cruces y semblantes de Jesucristo, completaban el escenario, sin duda eran muy católicos en esta casa.
Habiendo superado la primera impresión, deje mis bolsas de viaje y me fui a recorrer las calles de la ciudad, Jodhpur tiene mucho que ver, no en vano es la segunda ciudad más grande del Estado de Rajasthan.

Uno de los salones comunes de la casa
Cuando regresé al atardecer, ya solo quedaba en la casa uno de los empleados, el más grande y gordo, al parecer era una especie de encargado y volvía a dormir a su casa, mientras que el otro permanecía allí para atenderme, además se daba la circunstancia de que yo era el único cliente.
Una vez me había duchado y puesto ropa limpia, salí al jardín para descansar y preparar con los mapas y los libros que llevaba, la nueva ruta del día siguiente.... Un Chai? Sir, me pregunto, el discreto empleado y al poco rato apareció con el té y unas pastas...que lujo.. disfruté ese momento del día, todo lo que pude, mañana me esperaba un día de acción y después otro montón de kilómetros por las peligrosas e imprevisibles carreteras de la India.

Descansando en los jardines exteriores de la vivienda
A la mañana siguiente, muy temprano ya me disponía a seguir con mi visita a la ciudad de Jodhpur... y al final, sentía que la estancia en esta "Guest House", se estaba convertido en una agradable experiencia, buen servicio, un trato halagador y personalizado, y eso sería lo que me llevaría de recuerdo.