Taj-Mahal



La India, Agra, Taj-Mahal...nombres que con solo evocarlos, ya nos trasladan al mundo del exotismo y el misterio. El Taj-Mahal, una de las 7 maravillas del mundo...y yo estaba allí, saboreando el poder haber hecho realidad uno de mis más acariciados sueños. Nada más pasar la gran puerta de acceso, me quedé impresionado con lo que mis ojos estaban viendo, permanecí allí de pie más de diez minutos, impregnándome del momento, abstraído y ajeno al fragor de los cientos de visitantes que pasaban a mi lado, entrando y saliendo por aquella monumental puerta.... ni siquiera hice uso de la cámara en esos primeros momentos, solo quería disfrutar de tan majestuoso espectáculo.


Una vez pasado el momento de la "contemplación" vuelvo a situarme en mi papel de fotógrafo, una foto desde cada ángulo posible, con los personajes que por allí circulan, con las vacas, con los jardines, los interiores, los detalles, en definitiva era una ocasión y un lugar únicos y la luz era bastante buena... que suerte.


Ya sabía, por las documentaciones que había manejado en mi preparación previa al viaje, que detrás del monumento, transcurría un pequeño riachuelo y que desde esa zona podría realizar unas tomas diferentes.
Algunas vueltas por las intrincadas calles de la ciudad de Agra, algunas discrepancias con el "chofer para turistas" que la agencia de Jaipur, me había endosado, pero finalmente conseguí llegar a mi objetivo, pero aún no era un buen momento de luz, así que decido dejarlo para más tarde, nuevas vueltas por las intrincadas calles y nuevas discrepancias con mi chofer, que no entendía porque este cliente, en vez de visitar las tiendas de souvenirs para turistas, (en las que evidentemente el recibiría una comisión) y conformarse con la visita típica del Taj-Mahal, tenía por el contrario que ir metiéndose por barrios y callejuelas que no figuraban en los itinerarios turísticos, solo para hacer unas cuantas fotos.

En la segunda visita a la zona, dejo vehículo y chofer, para dirigirme a pie hasta el riachuelo por unos sucios senderos, el mal olor que se respira en la zona es bastante desagradable, debido a la basura allí depositada. El pequeño río, que transcurre a las espaldas de tan majestuoso edificio, parece bastante contaminado y en sus orillas se acumulan toda clase de desperdicios y peces muertos, pero que le vamos a hacer... por suerte las fotos solo ofrecen sensaciones a la vista y no al olfato, habrá que sacrificarse para poder obtener algunas imágenes, yo, soy el que ha elegido esta fascinante profesión.



Mientras que yo alucinaba, yendo con mi cámara de un lado para otro, buscando ciento y una formas de retratar al Taj-Mahal, el chofer que había contratado para llegar hasta Agra, dormía en el interior del vehículo alquilado, ajeno a tanta maravilla, así que tomé una foto para inmortalizar la escena.
En esta sencilla fotografía se pueden apreciar algunas características de la India:
1. Se conduce por la izquierda, por esto el volante y el chofer están a la derecha... una particularidad heredada de los británicos que ocuparon la India por más de 350 años.
Esta razón, unida a la caótica manera que tienen de conducir en la India, me disuadió de querer conducir en mis recorridos por este país, muy a mi pesar, ya que normalmente me encanta la conducción de cualquier tipo de vehículos, en mis viajes.
Además habitualmente, mientras conduzco puedo atender al paisaje que me circunda en busca de escenas y escenarios para mis fotografías, pero en la India ya entendí desde el primer momento, que esto no iba a ser posible... tendría que usar el 200% de toda mi atención y toda la "suerte" que fuese capaz de acumular, para poder conducir en el "caótico" tráfico de la India.
2. El ritmo de vida "ciudadana" en la India, es cuando menos incesante todo el mundo se mueve de un lado para otro, durante las 24 horas del día... por esta razón en cualquier momento y lugar puedes ver al personal, "echándose una cabezadita" (es decir, durmiendo) en los sitios más insospechados, dentro del coche, sobre los triciclos, en los rincones de las tiendas, etc, etc. 
3. Un calor tremendo durante toda la jornada, incluso en la sombra, de ahí las puertas abiertas de par en par.
4. La astucia y el engaño, es la norma general aplicable a todas las transacciones comerciales, los indios siempre intentan darte "gato por liebre", pidas lo que pidas, ellos intentaran darte lo que les interesa y al más elevado precio.
Cuando alquilé el vehículo en una agencia de viajes de Jaipur, solicite un todo-terreno (aunque evidentemente era más "caro") ...pues bien, al despuntar de la mañana siguiente, cuando chofer y vehículo vinieron a recogerme...zas!
... En vez de un 4x4 como yo previamente había contratado, me aparecieron con un turismo convencional... cabreos, llamadas de teléfono, excusas, bla, bla, bla. Decido no perder más tiempo, ya ajustaré cuentas a mi regreso.
 
5. En la India, no hay secretos y la comunicación entre las gentes, es continua, en el mismo momento que realicé la foto al dormido chofer, un grupo de niños (en la India, siempre hay niños por todas partes), le informaron coreandole en sindi, algo cuya traducción debía ser algo así como...Te ha hecho una foto, te ha hecho una foto...