La Habana / Cuba

El Malecón de la Habana, siempre fascina a los visitantes, un balcón al océano, un lugar para el encuentro y para el paseo distendido. Siempre que se me presentaba la oportunidad, paseaba por esta avenida, tomando fotos aquí y allá.
Magníficos atardeceres con un mar en calma, a veces y otras un observatorio de la bravura de ese mismo océano, que golpea la costa con violencia.


...En esta ocasión, me dirigía en coche por la avenida del Malecón, hacia otra zona de la ciudad, pero observe esta imagen de una pareja con la bicicleta subida en el muro, recortandose contra la rojiza luz del atardecer, no era una ubicación habitual, casi todo el mundo dejaba sus bicicletas sobre la acera y apoyada contra el muro. Entonces hice que pararan el vehículo en el que viajaba y me dirigí hacia los personajes y tras explicarles mis intenciones, accedieron a que les pudiera tomar esta instantánea...hay momentos en que todos los elementos están ahí dispuestos, solo hay que observarlos y atraparlos al instante.
La "Bodeguita del Medio" y sus célebres "mojitos", es una de las visitas obligadas de La Habana, les pedí a estos camareros permiso para realizar algunas fotos... pero esto es lo que la gran mayoría de los visitantes hacian, así que no prestaron demasiada atención y siguieron impasibles con sus tareas de preparar los "mojitos", sin tan siquiera mirar a la cámara.

...Observé que en una de las esquinas del local, habían unas cajas y sacos apilados... pedí permiso para encaramarme en la improvisada e insegura tarima...pretendía tener una visión más amplia del local y fué entonces cuando sí que conseguí la atención de estos afanados camareros, arrancandoles unas sonrisas, ante la situación que debía ofrecer desde su punto de vista, la de este "gallego" que se subía por los rincones de la Bodega... había conseguido conectar con el personal y tenía una foto diferente a la que realizaban las cientos de personas que por allí, pasaban cada día.