Llegada a Estambul

Botones en la puerta del Hotel
Estambul es un destino que no hay que dejar de visitar, los de la agencia de viajes nos han instalado en este pequeño pero acogedor hotel el "All Seasons", situado en un populoso barrio de la ciudad.
Mi primer desafío comunicativo... convencer al recepcionista, que andaba bastante liado con la llegada de nuevos clientes, de me cambiara la habitación por otra con vistas a la ciudad, desde la que me habían asignado solo podía ver el edificio de enfrente y esto para un "fotógrafo" es bastante sufrido.
...el Hotel esta "full" Mister, esto no es posible...fué la respuesta inicial, pero tras algunas "convincentes conversaciones", conseguí mi propósito e incluso acabé siendo invitado a un té, en el interior de la recepción...todo es cuestión de "comunicación".
La vista conseguida, desde la ventana de mi nueva habitación
...Finalmente lo había conseguido, tenía una vista mucho más interesante, aunque las llamadas a la oración desde los altavoces situados en los minaretes de las mezquitas cercanas, nos despertaran a las 6,00 a.m de la madrugada. Pero esto forma parte de la vida cotidiana en los países musulmanes, contribuyendo con ello a que la situación y experiencia, tenga un especial toque de encanto y exotismo.