Escenas de barrio / Agra

Decidí darme una vuelta por uno de los barrios de Agra... era un barrio alejado del centro y del Taj-Mahal... un barrio de esos a los que no se lleva de visita a los turistas.
... Mientras caminaba en solitario y con mi cámara colgando al cuello, como lo hago la mayoría de las veces, porque esto es como un signo de identidad, de esta manera todos pueden ver cual es mi intención, desde el primer momento... ya sé que en los libros de viajes para turistas, se recomienda ocultar y proteger las cámaras para evitar posibles atracos... pero evidentemente, este no es mi caso... y tengo que arriesgarme un poco, si quiero acercarme a la gente y realizar fotos documentales de su vida y entorno.
... Entonces, vi a este niño, que se apoyaba en una llamativa puerta azul... y mientras buscaba su consentimiento con el gesto y la mirada... le tomé algunas fotos.
Cuando separé el ojo del ocular de la cámara, pude observar como en la siguiente puerta del recorrido que estaba realizando... otro niño adoptaba una postura similar, para que también a él le hiciera una fotografía... no era una imágen que me llamase la atención, pero no era cuestión de despreciar la espontanea actitud de aquel niño... y con las sonrisas que este gesto me provocaba, también le hice unas fotos.

A partir de ese momento, ya las escenas de niños apostados en los dinteles de las puertas, se convirtió en una constante a lo largo de la calle, por la que estaba bajando... otra vez la "magia" de la fotografía, me daba satisfacciones, el distanciamiento entre los pobladores de aquella calle de un barrio de Agra y el fotógrafo forastero, estaba desapareciendo.


Finalmente, ya ni siquiera tenían que adoptar la postura, que creían me interesaba... y tanto niños como mayores, posaban entre risas para mi cámara.