Pego do Inferno / Portugal

En el viaje en autocaravana que realicé con mi hijo Javier, por el Algarbe portugués, coincidimos en el Camping de Olhao, con unos moteros del país, que nos recomendaron visitar este magnífico emplazamiento, un entorno natural muy diferente al habitual paisaje costero de la zona.
Este lugar conocido como Pego do Inferno está situado en la parroquia de Santo Estevao, a unos 7km de Tavira.
Recientemente este agradable espacio natural en el Algarbe portugués ha sido reformado y convertido en zona natural protegida, para acceder al pequeño lago y a su cascada, hay que seguir un camino de unos 400mts aproximadamente, a través de senderos, escaleras y puentes de madera.

No cabe duda que este rincón de Portugal en el Algarbe es bastante interesante, el paraje se encuentra inmerso en una amplia zona de cultivo de cítricos y a través del sendero nos vamos adentrando en un cambiante paisaje mucho más frondoso, hasta llegar finalmente hasta este pequeño lago, de cálidas aguas y con un particular color verde esmeralda, que al parecer tiene unos siete metros de profundidad, aunque la leyenda cuenta que no tiene fondo.
La Leyenda de Pego do Inferno.
Se dice que hace muchos años, un carruaje de despeño en el pego, cayendo los ocupantes en la laguna. Los cadáveres de los ocupantes del carruaje y de los animales que llevaban nunca fueron localizados y los buceadores no consiguieron encontrar el fondo de la laguna, llamando desde entonces a aquel lugar “Pego do Inferno".

La visita a este bonito paraje, nos hace reflexionar sobre las magníficas obras que nos ofrece la naturaleza, un verdadero rincón de paz y tranquilidad en medio de unos campos de labranza. El Pego do Inferno, no es tan conocido como las cercanas playas de la costa de Tavira y hay que buscar su localización a través de caminos agrícolas, pero vale la pena llegar hasta tan encantador enclave y disfrutar de sus aguas.

En este cartel próximo al pequeño pozo, se detalla un interesante mapa de la zona con descripción de su fauna y vegetación.