Fotografiando a Bill Clinton

Esta historia, no pertenece a ningun viaje... pero sí que es una de las anotaciones más apreciadas de mi diario profesional y personal...
Sonó el teléfono del estudio y la voz al otro lado de la línea, solicitaba mis servicios para acompañar a Bill Clinton como fotógrafo durante su próxima visita a Tenerife.… al principio pensé que se trataba de alguna broma, no tenía noticias de su visita a las isla, ni tampoco esperaba oír un encargo de estas características en esas horas de la mañana que comenzaba, pero aún así seguí adelante con los pormenores de la contratación… la fecha, el lugar, los honorarios, las condiciones de contrato y todo los demás pasos habituales para la confirmación de un encargo...


Finalmente el encargo resulto ser autentico, mis trabajos publicados en la web y las referencias del gabinete de prensa del Cabildo de Tenerife, habían sido los principales condicionantes para que el equipo de Bill Clinton, me eligiese como fotógrafo oficial durante su visita al Club de Golf Abama, donde compartiría campo con algunas personalidades del mundo político y empresarial de la isla.
Siempre en compañía de los miembros de su equipo, en especial con el joven Ben Sturner... mi misión era la de seguir fotográficamente al Sr. Bill Clinton, tanto por el campo de juego, como por las instalaciones del Club, donde numerosas personas esperaban para saludarle y hacerse fotos con él y allí estaba yo con la cámara lista para perpetuar esos momentos.

Clinton se concentraba ante la pelota, mientras sus chicos y yo lo seguíamos a prudenciales distancias, para no interferir en su juego.


Los de seguridad, tambien seguian sus pasos muy de cerca
Cuando Clinton ya abandonaba el complejo de Abama, el joven Ben me increpaba... Let me have your camera, Let me have your camera... tardé algunos segundos en comprender que su intención no era otra que la de retratarme junto al ex-presidente... había pasado todo el día practicamente a su lado e incluso llegamos a conversar durante algunas de las tomas fotográficas, pero no me había parecido correcto darle la lata con una "foto souvenir", bastantes veces posó ante mi cámara a causa de las peticiones que le hacian los invitados... todos deseaban que les hiciera una foto con el que fuera presidente de los Estados Unidos de América... Clinton al ver que su "chico" quería obsequiarme con una foto para la posteridad, se acerco más y ante mi agradable sorpresa, me estrecho la mano, para rematar la "faena fotográfica".