Madrid... lugar de encuentros

Madrid, la emblemática capital de nuestra querida España... no deja nunca de sorprenderme, a pesar de ser un terreno que visito con cierta frecuencia... ya sea como punto de enlace a otros destinos ó por razones de encuentros profesionales, como en este último viaje en el que he acudido junto con otros escritores de viajes a una reunión en el Hotel Kafka con el periodista y autor Javier Reverte, organizada por la empresa Addoor.
En Madrid, siempre me reencuentro con las viejas sensaciones que la capital me causaba en mis tiempos de estudiante, cuando aún podía alojarme en la casa de mi abuela, en la céntrica calle de Rios Rosas... entonces era un Madrid más castizo, con serenos que te abrían los portales cuando llegabas de noche a casa, con bares de tapas de tortilla y calamares en cada esquina, los mismos que ahora ofrecen kebabs ó chop-suey.
El metro con su peculiar aroma, estaba lleno de caras de trabajadores y amas de casa, que se movían con rapidez por entre los túneles y hablaban con acento andaluz, castellano ó gallego, según la región de donde provenían... y en los vagones... siempre había un sitio privilegiado para los mutilados de guerra.


El Madrid de hoy, es un Madrid de pronunciados contrastes, un lugar de encuentro entre la modernidad y la historia tanto reciente como pasada... todo ello conviviendo en un mismo espacio, como lo hacen estas modernas torres, ejemplos de la más atrevida y vanguardista arquitectura de nuestro siglo XXI, que destacan como gigantes entre los más tradicionales bloques de viviendas cercanos a la estación de Chamartín.
Otra constante de Madrid, son mis encuentros con los sistemas de transporte público, estaciones de autobuses y de metro... una constante necesaria para desplazarse en la gran urbe.

... escaleras metálicas, pasadizos, túneles... unos van otros vienen... todo se mueve y desplaza de un lado para otro en esta ciudad de Madrid.

El incansable tráfico, las grandes avenidas los altos edificios, los monumentos... otro de los encuentros sensoriales que Madrid siempre me produce.

El Madrid actual es ahora un punto encuentro multi-cultural, ya casi no hace falta viajar muy lejos para conocer las costumbres de otros pueblos...y ahora en las calles, plazas ó en las modernas estaciones de metros y autobuses, se suele oír a los nuevos ciudadanos, hablar en chino, diola, uolof, árabe, rumano, hispano-americano...


... Pero a pesar de toda esta modernidad y de los futuristas diseños... la ciudad de Madrid, aún conserva muchos rincones del pasado reciente, como la tradicional Plaza de Toros de Las Ventas... y otros muchos rincones que siguen haciendo las delicias de los viajeros que visitan la ciudad.

Un alto en el camino para saludar a las viejas glorias que construyeron la historia de este pueblo madrileño y deleitarse con una copa de vino ó un café, en un uno de los bares de la zona que aún conservan el ambiente castizo y taurino, en este caso... de otros tiempos.


También es el lugar y el momento de reunirse en uno de estos establecimientos, con los viejos amigos y familiares, para disfrutar de una buena cena y una mejor sobremesa.

En la foto, con mi amigo Juan Miguel un viajero "monocontinetal", lo denomino así porque siempre ha centrado todos sus esfuerzos y experiencias en el continente Americano... con el que recorrí algunos países de Sud-América y con mi primo Manolo, con el que también he compartido algunas experiencias viajeras... especialmente una que realizamos desde Madrid a Marruecos en moto.

No todo van a ser metros y autobuses... también al llegar la noche cansado de tanto trajín podemos hacer uso de un taxi... modernos taxis eléctricos que ya no llevan el antiguo cajetín con la banderita de libre que accionaba el cuentakilómetros.


... y más encuentros... al caer la noche nos tomamos unos "cubatas" en pub de esos que aún ponen música de Los Rolling Stones y otros grupos de los 60... con mi amigo y compañero Carlos, un magnífico diseñador gráfico y empedernido viajero, que durante algún tiempo colaboró conmigo en el estudio de fotografía publicitaria que tenía en Tenerife