La isla de Tenerife...un continente en miniatura

Tenerife, es una de las islas de la Macaronesia, que es el nombre con que se conoce a la agrupación de varios archipiélagos en el Atlántico Norte y próximos a las costas de África, que son los de Azores, Canarias, Cabo Verde, Madeira e islas Salvajes.

La isla de Tenerife, es la mayor isla del Archipielago Canario y también la más abrupta, su relieve y orografía se ha ido formando a través de las sucesivas erupciones volcánicas que han tenido lugar a lo largo de toda su historia, siendo la más reciente la del volcán Chinyero en 1909.



La isla de Tenerife disfruta de una notable diversidad ecológica y climática pese a su reducida superficie, esta singularidad es consecuencia de unas condiciones ambientales únicas, ya que la accidentada orografía reinante contribuye a modificar localmente las diferentes condiciones climáticas generales, originando de esta manera una gran variedad de microclimas.

Esta peculiar característica de la isla y de sus microclimas, es idónea para la proliferación de hábitat naturales, en los que se hace manifiesta la variada vegetación insular, constituida por una flora rica y exhuberante, entre las que destacan numerosos endemismos canarios.


La isla de Tenerife, es idónea para la practica del senderismo, casi la mitad de la isla se encuentra bajo la protección que le atribuyen la red de Espacios Naturales Protegidos de Canarias.

En uno de los senderos del Parque Nacional del Teide

Los senderos para conocer la isla de Tenerife, están bastante bien cuidados y señalizados solo tienes que preparar tu mochila... calzarte unas buenas botas como estas de Panama Jack ... y a disfrutar de la naturaleza.


La variedad de los paisajes naturales de esta isla de Tenerife, son realmente increíbles, en pocos kilómetros de distancia entre un paraje y otro, puedes encontrar zonas desérticas, bosques de pinos, de Laurisilva, playas de arenas negras, acantilados, nieve en las cumbres... todo un espectáculo natural.