Costa del Sol... en moto

Un nuevo encargo editorial, me brinda la oportunidad de realizar un reportaje fotográfico sobre la Costa del Sol... y de nuevo elijo utilizar una moto-trail como vehículo para desplazarme de un lugar a otro de la luminosa geografía Malagueña.

...en Chilches con la BMW F 800 GS y camisa de Panama Jack

 En esta ocasión, no lo tuve tan fácil, como siempre había recabado la información previa de donde alquilar una motocicleta, a través de internet, pero no terminaba de encontrar lo que realmente necesitaba, así que me puse en contacto con mi amigo José Luis gerente de "Casa en Chilches" y que además sería mi anfitrión durante mi estancia en esa tierra, para que me ayudara a localizar donde alquilar una moto-trail, pero tampoco conseguíamos lo que buscaba  y acabé concertando el alquiler de una pequeña custom 250cc, que no terminaba de convencerme, ya que para el trabajo a realizar necesitaba una máquina más solida y potente, donde pudiese trasladar cómodamente el equipo de cámaras, flashes, trípode de viajes y demás "artilugios" propios de la profesión.
Pero la fuerza de la intención, siempre me acompaña y una vez llegado a Málaga y de camino a Chilches, un encantador pueblecito que sería mi residencia y "centro de operaciones", nos paramos en la playa del Rincón de la Victoria, para tomarnos unas cañas y unos "espetos de sardinas" y así entre trago de cerveza y bocado de sardina, decidí probar suerte preguntándole al camarero sobre alquileres de motos... y "Eureka" el hombre conocía una empresa en el centro de Málaga, llamada Larios rental que resulto ser un magnífico especialista en vehículos de 2 ruedas.

Espetos de sardinas en la playa de El Rincón de La Victoria

Con el piloto y mi primo Manuel en Vélez
 Ya podía darme por satisfecho, tenía resuelto mi emplazamiento en un acogedor Bungalow de los que gestiona "Casa en Chilches", una magnífica moto BMW 800 GS de Larios rental... así que ya podía dedicarme en mi primer día de estancia en Málaga, a realizar fotografías de la ciudad y a disfrutar de la compañía de mis amigos y de mi primo Manuel, que me acompañaron a la mañana siguiente, hasta el aeródromo de Vélez, para realizar un gratificante vuelo sobre la costa malagueña.

Puerto deportivo de Benalmádena
Una vez cubiertas las fotografías más relevantes de Málaga capital, me pertreché sobre mi nueva "cabalgadura" para iniciar las rutas a través de los más importantes enclaves de la Costa del Sol hasta llegar a Manilva, cerca ya de Cádiz.
Pero... al parecer, no todo va a ser "reír y cantar", era el primer día de ruta en moto, los cielos estaban medio grises y no conseguía esas fotos luminosas que necesitaba y además a la altura de Benalmádena, me sorprendió una intensa lluvia que me obligó a suspender el trabajo.
Mojado hasta los huesos, decepcionado y cansado...regresé a Chilches, donde mi amigo Jose y su familia, me reconfortaron y animaron..."mañana será otro día" ... me decían.


Imágenes de la Costa del Sol y de la Axarquía

...y efectivamente así fue, al día siguiente el mal tiempo había remitido y la lluvia caída había contribuido a limpiar el ambiente, llevándose la gris calima que enturbiaba los cielos y haciendo que los colores apareciesen más vivos y resplandecientes. 
Desde muy temprana hora ya me encontraba entusiasmado con este nuevo y esplendoroso día, que me permitía hacer fotos desde cada ángulo y rincón, mientras observaba satisfecho como resaltaban los colores de las imágenes en el visor digital de la cámara, tras cada nuevo disparo. 
La Costa del Sol, sigue ejerciendo su encanto sobre los visitantes nativos y foráneos, con sus magníficas y bien acondicionadas playas que cubren todo el litoral de esta zona costera, espectaculares y modernas instalaciones hoteleras, pueblos y barrios que aun siguen conservando el tipismo y el sabor del pueblo andaluz.
Durante los siguientes días voy recorriendo, los magníficos y emblemáticos enclaves que conforman  la conocida Costa del Sol, Marbella, Torremolinos, Estepona, Benalmádena, Fuenguirola, Mijas, todos y cada uno de sus rincones van dejando huella en mi retina y en el procesador de imágenes de mis cámaras.
La siguiente zona que visito para terminar mi reportaje fotográfico, es la de La Axarquía, una zona menos explotada por el turismo de masas y a la que dedicaré mi siguiente artículo en este diario de fotógrafo.