Isla de Gran Canaria... en moto

Me habían encargado un reportaje fotográfico sobre la isla de Gran Canaria, para una conocida Editorial nacional, una vez concretados los lugares y temas que nos interesaban destacar y documentar, seguía la parte de como y cuando realizarlos.
Conociendo ya el terreno de antemano, decidí que lo mejor sería moverme en una moto "trail" por la facultad que estas motos tienen a la hora de internarte en los más diversos tipos de terrenos y sobre todo porque en moto eludes toda posible congestión de tráfico, aparcas facilmente en los lugares más difíciles y otras ventajas.
También es verdad que tienes que andar mucho más vigilante de la carretera y de los otros vehículos, aguantar las posibles inclemencias del tiempo, etc, etc...
Pero la verdad sea dicha, me gusta... "I like it"
En la costa de GC con la Suzuki v-strom 650
La mejor opción para esta incursión fotográfica en moto por la isla de Gran Canaria, era la de alquilarla en la propia isla, así que tras algunas busquedas en internet, me encontré con la empresa Doctor-Moto que al parecer tenía lo que yo estaba buscando, me puse en contacto  con ellos y ya desde el primer momento, observe que el trato fué de lo más cordial y cooperante, tanto que Javier el propietario, llegó a servirme de "guía" en las playas cercanas a su casa, que la verdad era una zona algo complicada y sin sus conocimientos del area y sus "atajos"... me hubiera costado bastante más tiempo realizar.


Javier y algunos amigos en la Playa del Hombre

Pasado este primer día en las zonas costeras de Telde y habiendo disfrutado de la compañía y hospitalidad de mi nuevo amigo, procedí a seguir la ruta en solitario por los caminos y carreteras de la isla, en mi nueva "montura". 

Antiguas casas de pescadores en Tufia
Era el primer día de trabajo, pero ya habia adelantado bastante con la ayuda de Javier, primero haría los lugares más solicitados, sobre todo para aprovechar el buen tiempo que por ahora parecía acompañarme.
Una vez realizada las fotos de los emplazamientos costeros, me adentraría en los pueblos del interior.
La isla de Gran Canaria, tiene unas magníficas playas de arena que junto a la benignidad de su clima hacen las delicias de los turistas durante todo el año, pero los paisajes del interior y sus pequeños y grandes pueblos, no dejan de tener también un gran encanto y sobre todo algo que siempre he valorado, ha sido ese trato de talante cordial y llano que demuestran sus gentes, en la mayoría de las ocasiones.

Jovenes posando ante la cámara, antes de una actuación popular
 Cuatro días de itinerario me esperan a través de esta isla de forma circular que va ascendiendo entre laderas y barrancos hasta el macizo central con su Pico de las Nieves, el más elevado de la isla con 1.949 metros y también otros de gran importancia y belleza, como el Roque Nublo  de 1.813 metros y el Roque Bentayga.


Iglesia en un pueblo del interior
Playa de Mogan
Despues de tres días disfrutando de los paisajes, pueblos y gentes de esta isla de Gran Canaria, aún me quedaba un último reto, llegar hasta la Aldea de San Nicolás, que esta ubicada en uno de los valles más alejados de la isla y volver por la costa de acantilados hasta Agaete, de esta manera completaba el circuito dandole la vuelta a toda la isla, la carretera no es muy ancha y discurre serpenteando por el borde de los acantilados que se erigen enla zona costera de esta abrupta zona, el fuerte viento casi me tumbaba de la moto...pero los paisajes que me iba encontrando, eran de lo más reconfortante.
Puerto pesquero en la Aldea de San Nicolás

 El valle donde se ubica la Aldea de San Nicolás y su puerto, fué uno de los sitios más interesantes que visité en esta incursión, un lugar donde aún reina la paz y la tranquilidad sin agobios de coches ni centros comerciales repletos de turistas.