Esauira... "La perla del Atlántico"

Habiamos estado recorriendo por más de 15 días el interior del sur de Marruecos, Marrakech, Ouarzazate, Dades, Alnif, Erfoud, Merzouga y otros tantos lugares donde predominada el color ocre del barro con el que se construyen los paisajes y las Kasbahs en estas zonas y el amarillo de la arena de los desiertos.
Así que viajar hacia la costa para visitar el curioso enclave de Esauira, supuso disfrutar de un nuevo y más refrescante ambiente, donde predominaban los colores blancos y azules, tal vez inspirados en las olas del propio mar que baña la ciudad.


Imágenes y colores de Essaouira
Esauira, en francés Essaouira, es una pintoresca ciudad portuaria marroquí situada en la costa occidental atlántica, también conocida por la antigua denominación de Mogadur ó Mogador en Portugués.


Es evidente que este pequeño y romántico emplazamiento humano, bañado por las aguas del Atlántico, ha conocido muy diversas culturas y civilizaciones, tales como fenicios, romanos, bereberes, cartaginenses, portugueses y franceses, que sin duda han contribuido al mestizaje y enriquecimiento de la ciudad conocida por muchos y variados nombres a través de los siglos y a la que se le han asignado apodos como los de.... Perla del Atlántico, La Bella Durmiente, La Bien Guardada, La ciudad del Viento y de la Luz.


Escenas en la ciudad de Essaouira

Esauira, es en definitiva una pequeña y atractiva ciudad, con cierto aire decadente, con sus amarillas murallas que asoman al mar y sus blancas edificaciones, en sus calles se entremezclan, los comerciantes, con los artesanos y los pescadores, en sus pequeñas placitas, asoman pequeñas terrazas que ofrecen al visitantes un lugar para la contemplación del ajetreo diario mientras toma un té a sorbos ó prueba la excelente cocina del lugar preferentemente la realizada a base de pescados.
La Medina y el centro urbano de Esauira, esta catalogado como Patrimonio de la Humanidad, desde el año 2001.

En el puerto de Esauira, construido al abrigo de las solemnes fortalezas levantadas en 1506 por los portugueses, los antiguos y ahora silenciosos cañones que se asoman a los muros y los nuevos visitantes que acuden al lugar con sus inseparables cámaras de fotos,  contemplan impávidos los primeros y asombrados los segundos, la elevada concentración de azules barcas de pesca que se concentran en esta zona del puerto pesquero, bajo la atenta mirada de las alborotadoras gaviotas.


Cientos de barcas de pesca, se agolpan en el puerto de Essaouira
La actividad diaria de Esauira, se puede disfrutar de una manera apacible, sus gentes son bastante tranquilas y gentiles, las calles repletas de comercios ubicadas en la Medina que conforma su centro histórico, se pueden recorrer de manera cómoda y sin que a cada paso te anden ofreciendo los artículos ó souvenirs expuestos en los diferentes comercios. 
Y al atardecer se puede disfrutar de un tranquilo paseo por la franja costera, mientras que los últimos rayos dorados del Sol iluminan sus murallas.

Estampas marineras del Puerto de Essaouira
Pero no hay que olvidar que Essaouira, no es solo una bonita ciudad histórica y amurallada, su innegable condición de ciudad abierta al mar, nos es recordado en cada momento con ese inconfundible aroma marinero, el continuo trajinar con las  redes de los pescadores y por el incesante chillido de las gaviotas que sobrevuelan sobre nuestras cabezas.

Información de Marruecos
Office National Marocain du Tourisme
www.visitmorocco.com