El Carnaval de Tenerife

Ambiente festivo y carnavalero en el Puerto de la Cruz
Cada mes de Febrero, la isla de Tenerife vibra con la llegada del Carnaval, las calles y plazas de las ciudades y pueblos, son invadidas por una colorida y alegre multitud, que durante seis día y seis noches, hacen que este festejo popular se convierta en amo y señor de la vida en la isla. Los Carnavales de Canarias y en concreto los de la isla de Tenerife, siguen siendo un referente de atracción turística para las islas atlánticas. No en vano, el Carnaval de Tenerife es considerado el segundo en importancia internacional después del famoso Carnaval de Rio de Janeiro en Brasil. Los orígenes de esta fiesta, parecen remontarse según los cronistas hasta finales del siglo XVIII, donde ya se celebraban bailes de máscaras, aunque siempre con un carácter de casi clandestinidad. Después, tras la guerra civil española, esta fiesta quedo totalmente prohibida, por su condición de fiesta pagana.

Máscaras y disfraces populares
Durante el periodo de la dictadura de Franco y por motivos ligados al auge del turismo en las islas Canarias, estas celebraciones tan arraigadas en el pueblo tinerfeño, se denominaron Fiestas de Invierno y con este nombre fueron incrementado su fama, calidad y participación hasta la llegada de la democracia, momento en el que volvieron a recuperar el nombre de Carnavales y la celebaración de las fiestas se extendió por todas las islas.
Desde entonces el Carnaval de Tenerife, ha ido creciendo en participación y majestuosidad, con sus espectaculares puestas en escena en cada elección de la Reina del Carnaval, en cada desfile ó coso, en el que participan las ingeniosas murgas, las musicales rondallas, las alegres comparsas con ritmos caribeños y sobre todo en el que participan todos los que aman y disfrutan con esta fiesta no importa si son nativos ó foráneos... todos pueden disfrutar del Carnaval de Tenerife y llenar sus calles con la alegría y el color de estas fiestas "paganas". 


Pero como siempre... lo mejor es que cada uno experimente las sensaciones del Carnaval a su manera, porque no existe un Carnaval, sino muchos y cada cual debe buscar la diversión y el espectáculo que más le agrade y convenga... hay carnaval para los niños para los amantes del baile ó de la música, para los noctambulos y en especial para los sorprendidos visitantes que siempre son tratados con especial cariño por la mayoría de las gentes de esta isla.