Fotografía de viajes... desde la ventanilla del avión

foto desde avión comercial
Estoy seguro de que si eres aficionado a la fotografía y a los viajes... ya tendrás tus propias fotografías desde la ventanillas de algunos de los aviones en los que hayas viajado, pero no esta de más que compartamos algunos pequeños trucos y detalles. Para empezar lo primordial es saber que en los vuelos comerciales no esta permitido el uso de aparatos eléctricos durante el despegue y el aterrizaje de la nave, así que conociendo y respetando estas normas de seguridad, si quieres obtener fotos de las aproximaciones a tierra, tendrás que tener tu cámara lista y a mano para realizar este tipo de tomas antes y después de estas maniobras... durante el resto del vuelo podrás realizar todas las fotos que más te atraigan.



Antes que nada recuerda que en el momento de chequear tu billete debes pedir ventanilla y "rezar" para que te toque una que este lo suficientemente limpia como para hacer las fotografías deseadas. Conseguido esto, lo más importante a la hora de tomar una fotografía desde la ventanilla del avión, es la de no apoyar la cámara contra el cristal de la ventana, ya que la vibración del aparato perjudicaría nuestra toma, para ello pega el objetivo todo lo que puedas pero sin tocarlo, para que la ventana no interfiera en el plano de enfoque y a ser posible trabaja con el sistema de enfoque manual a infinito, una apertura amplia y  velocidades superiores a 1/125, también conviene utilizar un parasol, para evitar los reflejos de luz que entran por la ventana y si quieres conseguir una toma con los colores de los cielos más intensos, haz uso del filtro polarizador, que deberías llevar siempre en tu equipo... aunque en ocasiones puede ocasionar saturaciones no deseadas, debido al material plástico de las ventanas... yo lo he utilizado en algunas ocasiones y no me ha disgustado el efecto.
No tengas reparo de incluir en la toma partes del propio avión tales como las alas, los motores e incluso partes de la propia ventana, suelen quedar composiciones muy interesantes sobre todo si coinciden con algún atardecer ó con un grupo de nubes espectaculares. Si vuelas de noche y tienes una cámara que te permite altas sensibilidades, también puedes intentar alguna toma nocturna sobre todo cuando sobrevueles alguna iluminada ciudad, pero nunca en ninguna de las ocasiones hagas uso del flash, el rebote de la luz emitida sobre el cristal anulará la toma.