Fotoperiodismo de viajes

Mi primera fase como fotógrafo, la inicié como colaborador en la prensa local de las islas Canarias, más adelante comencé a publicar mis trabajos como free-lance en diferentes editoriales y revistas de ámbito nacional e internacional, alternando estas producciones relativas a viajes, con los trabajos de fotografía comercial, industrial, publicitaria y aérea. 
En estos días, estaba poniendo un poco de orden en mi estudio-taller y me he reencontrado con mi vieja máquina de escribir. Este hallazgo, me trasladó en el tiempo de forma visual y sonora, haciendome recordar mis  largas sesiones de "tecleteo", en que los silencios del ambiente, eran invadidos por esos sonidos peculiares que emitían las teclas al ser pulsadas, junto a la campanilla que sonaba al pasar de línea ó el peculiar ruido que emitía el rodillo al enrollar el papel, todo ello unido a la imagen de una creciente cantidad de folios desechados y arrugados que acababan en el interior de la papelera y en ocasiones esparcidos por sus proximidades. Y es que hasta que no comencé a usar ordenador para escribir mis artículos de viajes, cada vez que cambiaba la orientación del contenido del artículo, tenía que volver a reescribir una y otra vez sobre las nuevas páginas en blanco, hasta conseguir el resultado final deseado, que luego enviaría junto a las diapositivas seleccionadas y la lista de temas correspondiente, por correo a la redacción de las revistas con las que colaboraba en esa a veces entrañable época analógica.

Con las nuevas tecnologías digitales, todo ha cambiado, ahora el reportaje fotográfico de viajes se puede realizar de manera más cómoda y precisa a la vez que se agilizan la visualización y transmisión de datos de manera casi inmediata, ya no hay que cargar con bolsas repletas de material reversible (diapositivas) y esperar al revelado de Laboratorio, para ver los resultados del trabajo realizado, ni tampoco llenar las libretas de notas con las referencias e informes relativas a las fotos y experiencias del viaje.  Pero también hay que observar que: estas facilidades aportadas por las novedades técnicas ha dado paso a una nueva manera de entender el fotoperiodismo de viajes, ya no hace falta ser un gran técnico de fotografía ni un refutado escritor y de manera cada vez más frecuente, se entremezcla el trabajo profesional con el del amateur ó aficionado. El auge de los Blogs de viajes y de las redes sociales, han contribuido a que cualquier persona entusiasta de los viajes pueda comunicarse y contar sus peripecias por el mundo, con un mayor ó menor éxito en la difusión de sus narraciones y fotografías, que en última instancia dependerán de la originalidad y calidad de sus artículos ó posts, así como del número de seguidores ó lectores que consiga atraer con sus publicaciones.

Ordenadores portátiles y cámaras digitales, las nuevas "herramientas"
A pesar de la incorporación de las nuevas tecnologías, el proceso básico de la obtención de las notas y fotografías en los viajes, me parece que en esencia, sigue siendo el mismo. A nivel personal, les confieso que son numerosas las ocasiones, en que me pregunto, porqué me gusta tanto el fotoperiodismo de viajes y casi siempre llego a la conclusión de que los viajes y las experiencias que estos me proporcionan, contribuyen a que experimente un mayor conocimiento sobre el entorno social y geográfico en el que vivimos, de una manera directa y participativa. Y que más tarde cuando consigo publicar mis notas y fotografías de viajes, de alguna manera sigo estableciendo comunicación con otras personas, a las que pueden interesarles mis imágenes y experiencias, por variadas y diversas razones.

Notas y fotos de viajes