Fotografía nocturna / consejos

La fotografía nocturna, es una de las disciplinas fotográficas más atrayentes y espectaculares, siempre que esten bien realizadas y expuestas. En los viajes nos encontramos con multitud de escenas y escenarios, que bien valen que le dediquemos un esfuerzo adicional en nuestra jornada fotográfica, para captar esos momentos mágicos, es  lo que yo personalmente defino como... El turno de noche.
Uno de los momentos más propicios para realizar fotografías nocturnas, al que personalmente siempre me he referido, como la hora mágica, es el que transcurre entre la puesta del sol y la aparición de la noche. Durante  los pocos minutos que dura esta transición, el cielo aún conserva un cierto color azul oscuro, en el que destacan las recién encendidas luces artificiales del entorno, en esos breves momentos se produce una agradable combinación, que fotográficamente se ha dado en denominar como la hora azul.

Escenas nocturnas en Estambul y París

Si tienes la intención de tomar algunas fotografías nocturnas en tus viajes, deberias tener en cuenta, los siguientes consejos básicos:

1. Control manual de la cámara, esto dependerá de que tipo de cámara utilices, compacta ó reflex. Algunas compactas pueden operar en el modo manual ó en su defecto poseen una opción en sus funciones automáticas, para tomas nocturnas. 
Con las reflex, conviene que operes en sistema manual, haciendo uso si es necesario del modo B (Bulb), también puedes realizar las tomas trabajando con prioridad al diafragma y dejando en automático el tiempo de obturación, de esta manera podrás utilizar diafragmas más cerrados que contribuirán a dar más defición a la toma fotográfica.

2. Sensibilidad ISO, Si quieres realizar tomas nocturnas de buena calidad y definición, es aconsejable que utilices las sensibilidades ISO más bajas que te permita tú cámara, preferiblemente 100 ó 200 ISO y para esto será necesario un trípode. También si tú cámara lo permite y no produce excesivo y molesto ruido, puedes realizar las tomas menos estáticas con ambientes de movimiento y acción, sin trípode y con velocidades ISO más altas, en algunas ocasiones se pueden conseguir imágenes muy atrayentes con este sistema.

Fotografías nocturnas, sin trípode y con alta sensibilidad ISO

3. Trípode, Como en la mayoría de los casos, vas a necesitar un prolongado tiempo de exposición, es imprescindible el uso de un trípode. Conviene que utices un cable disparador ó un disparador remoto y que además desactives el estabilizador del objetivo. En el mercado, existen una amplia variedad de trípodes de viajes, conviene elegir uno que sea robusto, pero que a la vez sea bastante ligero, para que no suponga una carga que impida nuestro movimiento por los diferentes escenarios en que nos moveremos, y como todas las precauciones son pocas, si nuestra cámara tiene la opción de elevar el espejo, es conveniente usarla para evitar así molestas trepidaciones en la toma que afectaran el resultado final. 

4. Objetivos, enfoque y medición, Para la realización de fotografía nocturna es preferible usar objetivos de gran angular ó teleobjetivos de corta distancia focal. La medición puntual, es aconsejable antes que la matricial y el sistema de enfoque será mucho más fiable en el modo manual ya que con el autofoco, lo más probable es que no consigamos enfocar en la mayoría de las ocasiones, debido a las drásticas diferencias de luz que suelen darse en las escenas nocturnas.

5. Uso del flash, En ocasiones el uso del flash como luz de relleno le confieren un aspecto más vivo a nuestras fotografías nocturnas, destacando los primeros planos de la imagen. Para esta finalidad, el flash debe usarse como luz de relleno y nunca como luz principal. También podemos utilizar algun tipo de luz de linterna ó focos portátiles de tungsteno, que nos sirvan para iluminar las zonas que queramos destacar.

Ver FOTOS DE VIAJES / CONSEJOS