Los mejores momentos de luz para la fotografía de viajes

La luz, es la base de la fotografía, de hecho la denominación de fotografía, viene de la raíz etimológica griega phos, que significa luz y grafe que se refiere a escribir ó grabar. De esta manera fotografía, viene a ser la acción de escribir ó grabar con luz. Dicho de otra manera, la fotografía es una actividad que se desarrolla en base a la captura de la incidencia de la luz, ya sea de origen natural ó artificial, en seres y objetos, durante un tiempo determinado.

Cuando estas de viaje, debes tener en cuenta que la luz, varía de manera considerable, según en que parte del mundo te encuentres y también en la época del año en que viajes, pero en líneas generales, para fotografiar en los distintos momentos del día, deberías tener en cuenta, las siguientes anotaciones:

Amanecer. Si deseas obtener buenas tomas del lugar, merecerá la pena que te levantes muy temprano, cuando la mayoría de las personas aún duermen. Las primeras luces del día son límpias y claras, aunque algo frías y esto influye en la captura de buenas instantaneas con un buen efecto modelador de las incipientes luces, que producen escasa sombra y poca diferencia entre las zonas iluminadas y las que permanecen en la umbría.

A la salida del Sol. Cuando el Sol comienza a repartir sus primeros rayos, la luz se deriva hacia tonos más cálidos, en los que predomina el rojo sobre el azul del amanecer. La definición de los objetos directamente iluminados adquieren una alta definición y hasta un halo más romántico, si así te permites definirlo.

Fotografía de Montmartre en París, antes de la llegada masiva de turístas

La luz de la mañana. Comprende la franja horaria que va desde la salida del Sol hasta un par de horas antes del mediodía, es en esta franja de tiempo, donde los cielos permanecen más azules, proporcionando una luz clara, con buena visibilidad y sombras definídas pero no demasiado oscuras. Este es el periodo de luz más utilizado por la mayoría de los fotógrafos profesionales, tanto de viajes como de otras disciplinas editoriales.

Mediodía. Por regla general, esta es la peor franja del día para realizar fotografías, ya que la luz del Sol, caé demasiado perpendicular creando sombras duras y molestas visualmente. Así que si estas de viaje, aprovecha el momento para buscar algún rincón con encanto, donde puedas probar alguna de las especialidades gastronómicas del lugar y de paso realiza algunas fotografías de interior con los platos y el ambiente.  

La luz de la tarde. Cuando el Sol comienza a declinar sobre el horizonte, la luz vuelve a ser suave y modeladora con los paisajes y es muy adecuada para realizar contraluces. También es ideal para retratos porque le confieren un agradable y cálido tono de piel a los sujetos retratados.

Puestas de Sol. Si vas a realizar fotografías al atardecer, no tengas prisa. Situate con tú cámara instalada en el trípode, en el lugar que te parezca más adecuado, disfruta del espectáculo y espera mientras que todo va sucediendo de manera natural. Ve realizando tomas diferentes (horquillado) a medida que la luz va cambiando y no abandones el lugar hasta que el último rayo de luz desaparezca en el horizonte, para dar paso a la noche... disfrutarás de la experiencia y tú alma viajera, se beneficiará con este mágico momento.

Atardecer en Kemoto, río Gambia

Crepúsculo. Las últimas luces que iluminan el cielo, tras la puesta de Sol suelen estar repletas de coloridos tonos, donde abundan los más cálidos y rojizos. Es un buen momento para la fotografía de paisajes, donde se hace recomendable el uso de trípode, para así poder realizar exposiciones más prolongadas que capten con nitidez este espectacular momento del día.


Ver FOTOS DE VIAJES / CONSEJOS