Realizando fotos con modelos espontáneos

Estaba viajando por los áridos territorios del sur de Marruecos, cuando me encontré con un grupo de camellos que rumiaban alrededor de unos solitarios árboles, detuvimos el todo-terreno en el que viajabamos a prudencial distancia para no interferir en la actividad del rebaño y me dirigí hacia la escena con la cámara preparada y lista para aprovechar la escena.


Tenía el camello, el camellero y un fondo interesante, aunque en mi cabeza surgía el deseo de realizar una imagen que aunara a estos tres componentes, pero ni el camellero, ni el camello ni yo hablabamos el mismo idioma... así que entre gestos y sonrisas -estas últimas del camello y mias, ya que el turbante que llevaba el camellero, le cubría parcialmente la boca y no podía ver su sonrisa claramente, pero por el fruncir de ojos suponía que también lo hacia- conseguimos darle forma a la imagen que desde un primer momento, había surgido en mi imaginación.


Un paso atrás, un poco más a la izquierda, cuidado con las sombras, así de esta manera fuimos construyendo la historia de estas instantaneas que finalmente puedes ver aquí. 

Ver FOTOS CON HISTORIAS