Uso del flash en las fotografías de viajes

El flash, es una herramienta fotográfica algo complicada y como tal requiere bastante conocimiento y control técnico de sus funciones. Esta es precisamente, una de las razones por la que su uso suele ser bastante frustrante para todos aquellos que comienzan a dar sus primeros pasos en el mundo de la fotografía con flash.
Cuando se quiere hacer uso del flash, en cualquiera de las diferentes situaciones, tales como luz día, interiores con luz artificial ó escenas nocturnas, se deberá tener en cuenta que en las escenas a fotografiar, se combinarán al menos, dos tipos de exposiciones principales, la del ambiente y la que se añade con el flash. Como habrás observado, el flash al ser disparado produce un destello de luz no continua, que es equivalente a la luz solar, esta característica añade una nueva dificultad a la hora de la toma, ya que no podremos ver el resultado producido, hasta después de haber realizado la fotografía.


En el mercado, existen diferentes tipos de flashes, tanto portátiles como de estudio, pero en el caso de la fotografía de viajes, solo mencionaré dos de ellos, el flash incorporado y el externo.


Flash incorporado. Este dispositivo, suele venir incorporado en la mayoría de las actuales cámaras digitales, tanto sean compactas como reflex. Este tipo de flash puede que te resuelva alguna situación imprevista durante tu periplo viajero, pero por lo general para obtener fotografías en las que seas tú, el que controles la situación, conviene desactivarlo para que no salte de manera automática y hacer poco ó ningún uso de esta iluminación. 

- Producen luces demasiado duras y directas
- El destello directo, suele producir el no deseado efecto de ojos rojos, que se producen cuando la luz del flash incide directamente en los vasos sanguíneos del globo ocular.
- No poseen demasiada potencia y en consecuencia el destello producido, no tiene suficiente alcance, para la mayoría de las escenas. 

Flash externo. Estos dispositivos suelen ensamblarse en una zapata, sobre la cámara, aunque también pueden ser usados como iluminación externa fuera de ella, accionándolos por cable ó por disparadores inalámbricos. Los flashes externos pueden ser manuales, automáticos ó TTL.
El flash TTL, más avanzado tecnologicamente, es el más fiable en la mayoría de las situaciones, debido a que establece las conexiones con los controles de velocidad y diafragma, de manera automática con la cámara.

Tras esta breve introducción sobre los flashes y sin entrar en exhaustivos detalles sobre el complejo funcionamiento de estos, pasaré a comentarte algunas técnicas e informaciones de utilidad, que deberías tener en cuenta a la hora de obtener tus fotos de viajes. 

Velocidad de sincronización. Consulta en el manual de tu cámara, cual es la velocidad de sincronización para flash, normalmente esta velocidad se corresponde con 1/125 seg. pero hay cámaras que permiten velocidades más altas, llegando hasta 1/250 seg. Si disparas con velocidades más altas de las establecidas por el fabricante solo obtendrás una parte de la foto iluminada, ya que el obturador no estaría completamente abierto en el momento que se disparó el flash.

Interiores con luz ambiente y flash / Lisboa, Portugal

Interiores con luz ambiente. La velocidad de obturación, no afecta a la exposición con flash, lo que dicho con otras palabras no importa cuanto tiempo este abierto el obturador, la impresión de la luz emitida por el flash en los sensores de la cámara, siempre será la misma y no afectará a la cantidad de luz registrada, en la toma final, contrariamente a lo que ocurre con luz ambiente continua, ya sea natural ó artificial. Por lo que podrás tomar interesantes fotografías con velocidades más lentas de la establecida como velocidad de sincronización, para recoger la luz ambiente circundante, tanto en interiores como exteriores.

Luz de relleno. El uso del flash en exteriores con luz diurna, es usado principalmente para aclarar las sombras y suavizar los contrastes, conviene usar un difusor sobre la pantalla del flash ó un reflector, para así evitar que el efecto de la luz que incide sobre el objeto ó la persona, sea demasiado duro. 

Retratos diurnos con flash de relleno / India y Marruecos

Flash rebotado. Esta es una de las técnicas más usadas por los profesionales y para ello necesitarás que tu flash disponga de un cabezal basculante, para poder dirigirlo hacia el techo ó en dirección a una pared, para que de esta manera la luz rebote sobre el sujeto, creando una luz más suave y envolvente, evitando las molestas sombras laterales que se crean cuando usamos el flash directo. Debes tener en cuenta que la superficie de rebote debe ser preferentemente de color blanco, otro color diferente, acabaría influyendo en el tono del resultado final. En el caso de no tener ningún techo ó pared cercano, se puede utilizar ó improvisar un reflector de luz situándolo sobre la cabeza del flash.

Usa el flash con respeto. Para finalizar este artículo, solo me resta decir que seas respetuoso, pregunta primero y dispara después, evita molestar a las personas y no uses el flash, cuando así lo indiquen, en muchos museos y templos, se pueden realizar fotografías, pero sin flash. La intensa luz del flash, vertida de manera contínua por los frecuentes visitantes puede dañar objetos históricos y de arte muy valiosos.

Ver FOTOS DE VIAJES / CONSEJOS