Un paseo por la comarca de Huesca

La comarca aragonesa conocida como la Hoya de Huesca, ofrece a los visitantes extensas zonas naturales de gran belleza y tranquilidad. La serenidad y espectacularidad de sus paisajes, se ofrecen como alternativa para un turismo amante de la naturaleza y de los deportes de montaña, tales como senderismo ó escalada. 

Mallos de Riglos
Las impresionantes formaciones de grandes paredes de conglomerado, que se extienden por la zona norte de la comarca, más próxima a los montes Pirineos, son el escenario idóneo para practicar la escalada y todo tipo de actividades de montaña.
La Hoya de Huesca situada en la zona del Alto Aragón, es eminentemente agrícola y ganadera y con un muy bajo índice demográfico, esta ultima condición le confiere a los pueblos de la zona, una tranquilidad y sosiego difícil de encontrar en otras zonas de la península ibérica.
Una comarca plagada de esbeltos castillos, que los reyes aragoneses edificaron, sobre anteriores emplazamientos construidos por romanos y árabes, que llegaron hasta estas regiones del norte de Aragón, para extender su influencia militar y cultural.


Castillo de Loarre
Castillos como el de Loarre, una fortaleza de origen románico construida en el siglo XI por orden del rey Sancho III. El castillo, construido sobre una formación pétrea que aseguraba su emplazamiento y defensa, fue denominado Bien de Interés Cultural y Monumento Nacional en el año 1906 y está considerado como el más antiguo y mejor conservado de toda Europa.



La Hoya de Huesca ó Plana de Uesca, como la llaman los aragoneses, es una tierra de gentes amables y paisajes de sosegada belleza, una tierra para pasear y descubrir, llena de historias y leyendas que hablan de brujas, gigantes y anacoretas. Una tierra que bien merece que nos adentremos en cada uno de los rincones y peculiaridades de sus pueblos y paisajes, para así disfrutar de una forma de turismo más ligado a la naturaleza y la historia de nuestros enclaves nacionales.
Dejando a un lado las cualidades paisajísticas del entorno rural de la comarca, nos adentramos en la ciudad de Huesca, capital de la provincia, donde el visitante podrá disfrutar del atractivo patrimonio histórico y arquitectónico... dicen que la historia de una ciudad viene dada por la historia de sus edificios, y mientras paseas tranquilamente por las limpias calles del centro histórico, actualmente libre de tráfico automovilístico, una imagen poco habitual si la comparamos con el agobiante ajetreo al que se ven sometidas otras ciudades similares de nuestra geografía, podrás observar que la ciudad de Huesca, cuenta con una dilatada historia en la que destacan diferentes influencias y culturas.

Plaza de Luis López Allué

Pasear por las calles de Huesca, me proporciono una increíble sensación de familiaridad y tranquilidad que me permitió visitar y fotografiar los principales zonas emblemáticas de la ciudad sin necesidad de tener que evitar las aglomeraciones de turistas tan frecuentes en otros núcleos poblacionales.
En la Oficina de Turismo ubicada en la plaza de Luis López Allué, me proporcionaron con una sincera sonrisa, toda la información necesaria para dar comienzo a mi paseo fotográfico por el casco histórico de la ciudad. 

Edificios y arquitectura histórica de la ciudad
El día se mostraba esplendido y de esta manera pude deambular por entre las calles y plazas del centro histórico de la ciudad realizando visitas y fotos de los lugares y edificios más destacados, sin olvidarme de esos momentos de relax necesarios para disfrutar de las exquisiteces gastronómicas, regadas con un buen vino de la zona, cómodamente sentado en una de las terrazas existentes.


Si deseas obtener más información sobre la ciudad de Huesca y su comarca, puedes visitar la página de:  

Oficina de Turismo / Ayuntamiento de Huesca
www.huescaturismo.com