Isla de Madeira


Aunque las islas que configuran el archipiélago de Madeira, ya fuesen conocidas en la antiguedad, según consta en algunas cartas geográficas y que el archipiélago, fuese oficialmente redescubierto por los portugueses Joao Goncalves Zarco y Tristao Vaz Texeira, en el año 1418, en la conciencia popular persiste una extendida leyenda, que cuenta como Madeira fue descubierta accidentalmente por un inglés de nombre Robert Machim y su amada Ana de Arfet, que huyendo de Inglaterra a causa de su amor imposible, llegaron hasta las costas de esta isla, al ser sorprendidos por una tormenta que les cambió el rumbo inicial y les obligó a desembarcar y establecerse en la zona costera donde hoy se erige la ciudad de Machico que fuese primera capital de la isla y cuyo nombre deriva del apellido de este amante inglés, que arribó en sus playas. Pero historias aparte, lo que si es cierto es que la isla de Madeira, (madera) llamada así por la ingente cantidad de grandes árboles que encontraron los primeros colonos, sorprende a sus visitantes nada más vislumbrarla. 

Si llegas a la isla, por vía aérea y después de sobrevolar las pequeñas islas desertas situadas a tan solo 20 km de la costa, podrás admirar la faraónica construcción de su aeropuerto, una de las mayores y más complejas obras de ingeniería de todo Portugal, con una pista de 3 km de longitud, construida sobre enormes pilares, debido a la escasez de grandes zonas llanas en esta abrupta isla, y si llegas a bordo de alguno de los numerosos cruceros que llegan cada año hasta el puerto de Funchal, te sentirás en el centro de algún enorme anfiteatro, que es lo que asemeja la disposición de la capital de la isla, situada en una gran cuenca natural de cara al Atlántico y rodeada de altas montañas y escarpados acantilados.


Cuando una vez instalado, comienzas a recorrer la isla, pronto tomas conciencia de los pronunciados contrastes que se te van ofreciendo a través de sus distintos paisajes, al observar los grandes acantilados que asoman su verticalidad sobre las aguas del océano, en cuyas escarpadas laderas, emergen ocasionalmente pequeños núcleos de población que con sus paredes blancas y sus tejados naranjas, dan la impresión de que en cualquier momento puedan precipitarse estrepitosamente, sobre las azules y cristalinas aguas.


También te sorprenderás con los parcelados y escalonados campos de cultivo de las zonas medias de la isla ó al circular entre sus grandes reservas de bosques naturales, donde aún prevalece la laurisilva, un tipo de bosque subtropical propio de la Macaronesia, para finalmente encontrarte con amplias zonas de más áridos parajes, en los que se hace evidente el origen volcánico de las islas, tales como los de la Punta de San Lorenzo, al extremo este la isla ó las zonas más altas del Parque Natural de Madeira, en la que se encuentra el Pico do Areiro, la tercera cima más alta de la isla.


http://www.diariosdeunfotografodeviajes.com/2014/08/archipielago-de-madeira-macaronesia.html
Artículos sobre Madeira
En este enlace, puedes ver todos los artículos que hemos publicado en este blog, sobre el archipiélago atlántico de Madeira, una región autónoma de Portugal formada por Madeira, la mayor de las islas, Porto Santo y otras tres islas menores no habitadas, a las que se las conoce como islas Desertas.
 
Ver listado de artículos.

Colaboradores / Patrocinadores
Agradecemos la colaboración prestada para la realización de nuestros reportajes en Madeira a las siguientes compañías y entidades:

Turismo de Portugal
Binter Canarias
Madeira Promotion Bureau 
Oficina de Turismo Madeira
Madeira mountain expeditions