Descubriendo Peñíscola por tierra, mar y aire

Vista de la playa norte desde el Castillo

Como ya comentaba en un anterior artículo, me quede prendado de Peñíscola desde la primera vez que la vi y ahora, gracias a la inestimable colaboración de la Oficina de Turismo y de algunos empresarios de la zona, he podido realizar un nuevo viaje para conocer de una manera más cercana, un poco más de este precioso enclave ubicado en la mediterránea Costa del Azahar. Como consecuencia de los recorridos realizados en este enclave de la Comunidad Valenciana, expongo a continuación algunas de las imágenes e impresiones obtenidas durante mis visitas a la ciudad por tierra, mar y aire.

Vista del Castillo y la ciudad histórica desde la playa norte

Descubrir Peñíscola por tierra.
En los días que permanecí en Peñíscola, tuve la oportunidad de recorrer a pie, gran parte de su costa en las que se ubican las atractivas playas del norte y del sur, también recorrí sus avenidas marítimas, jardines, plazas y calles, tanto de noche como de día y me perdí a conciencia, una y otra vez por entre los callejones del castillo del Papa Luna y el casco histórico de la ciudad antigua, durante mis largos paseos, disfruté de sus paisajes, arquitectura, gastronomía y muy especialmente de los nuevos amigos que tan gratamente me recibían y acogían.
 

La estética de los perfiles de esta población costera mediterránea, ejercen una sugerente atracción en el ánimo de los viajeros, especialmente si estos, son amantes de la fotografía ó de la pintura, siendo esta una de las razones por la que algunos directores de cine y televisión, han escogido en diferentes épocas y ocasiones, este enclave como escenario natural donde desarrollar algunas de sus obras.

Golondrinas de Peñíscola

Descubrir Peñíscola por mar.
Aprovechando una de las diversas ofertas náuticas que se ofrecen en la zona, el visitante podrá realizar una interesante excursión marítima desde el puerto de Peñíscola a bordo de uno de los barcos para transporte turístico, conocidos como Golondrinas, allí dispuestas. En estas excursiones que bordean la costa por el mar, se puede observar el castillo desde una inusual perspectiva, además de apreciar con detalle las grutas y el bufadero ó las escaleras que usaba el Papa Luna para llegar hasta el pequeño embarcadero que solo es accesible desde el propio castillo.


La verdad, es que bien vale la pena acercarse hasta el puerto pesquero para realizar una de estas excursiones marítimas en las típicas Golondrinas, que te mostraran una nueva visión del castillo y de las playas de Peñíscola y mientras esperas la salida del barco ó a tu llegada de la travesía, también podrás degustar, algunas de las especialidades gastronómicas, que te ofrecen en el Bar Puerto Mar, mientras observas la faena diaria de los pescadores, cómodamente sentado en una de sus terrazas. 


Navegando con Juan y Mariano de Golondrinas de Peñíscola

Una vez terminada nuestra incursión marítima por la costa de Peñíscola y para redondear este reportaje fotográfico, nada mejor que un paseo a vista de gaviota sobre tan gráfico emplazamiento.

Descubrir Peñíscola desde el aire.
Esta última opción, no esta al alcance del gran público, aunque entiendo que la posibilidad de realizar vuelos turísticos sobre esta zona sería de lo más interesante, dado el singular atractivo del entorno urbano y la serena belleza de las cercanas reservas naturales.


Gracias a los contactos de la Oficina de Turismo, pude disfrutar de un privilegiado vuelo en ultraligero, sobre el castillo de Peñíscola y la franja costera que incluye a Benicarló. Para este fin, nos dirigimos hasta un campo privado de vuelos, situado en medio de una finca en las proximidades de Vinarós, allí nos esperaba el piloto al pie de la nave, que nos transportaría hasta los azules cielos de Peñíscola. Tras las primeras presentaciones e indicaciones, el motor ya esta en marcha y tras un breve correteo por la sencilla pista de tierra trazada entre medio de antiguos campos de cultivo, nos alzamos por encima de la campiña, pueblos y ciudades, hasta llegar a nuestro objetivo de sobrevolar las playas y el castillo de la ciudad. 


En definitiva, en esta ocasión he tenido la gran oportunidad de descubrir y disfrutar del original entorno de este peculiar enclave, gracias a la inestimable colaboración de los organismos oficiales de turismo y de algunos empresarios de la zona, que han contribuido de manera extraordinaria con este proyecto documental y fotográfico sobre la zona turística de Peñíscola.

Volando con José Manuel, instructor de vuelos de Vol Vinarós