Marrakech

Mezquita de Koutoubia en Marrakech, al atardecer entre palmerales
Marrakech, la antigua ciudad Imperial, que tan solo con evocar su nombre nos traslada a un imaginario mundo de aventuras y fantasía, donde ostentosos palacios y jardines, sobreviven entre los abigarrados mercados, zocos y palmerales, siempre custodiados por los vigilantes minaretes de las mezquitas, desde donde la suave brisa del atardecer, nos susurra al oído legendarias historias de otros tiempos, sobre las proezas de las grandes caravanas que antes de emprender la dura travesía del desierto, se congregaban en las plazas y mercados de esta ciudad. 

La famosa plaza de Jemaa el Fna, al anochecer.

Este histórico enclave del sur de Marruecos, conocida también con el sobrenombre de La Ciudad Roja ó Medina Al-Ham'rá en árabe, por el color ocre de la tierra usado para la construcción de las viviendas, adquirió su fama internacional a partir de que algunos millonarios, intelectuales y artistas venidos de todas partes del mundo, entre las décadas de 1920 y 1930, eligiesen este lugar como centro para sus extravagantes celebraciones ó fiestas y que en algunos casos llegaron a fijar allí su residencia, fenómeno este que contribuyó a que naciera el mito del Marrakech exótico y bohemio, que siguió atrayendo a sucesivas generaciones de extranjeros, hasta la década de los 80. En estos años, en los que Marrakech se fue convirtiendo en la protagonista principal de películas, canciones, novelas ó pinturas de reconocimiento internacional, fueron muchos los personajes famosos que la visitaron y algunos de ellos acabaron siendo visitantes asiduos, tales como Winston Churchill, George Orwell, Rolling Stones, Robert Plant y Jimmy Page, componentes de Led Zeppelín, Yves Saint-Laurent, General de Gaulle, John Paul Getty Jr., Colin Farrell, Paul Bowies y una larga lista más.


Marrakech, en árabe مراكش Marrākuš ó tamurt n Akkuc (Tierra de Dios) como la llamaron los primeros pobladores bereberes, es una ciudad que despierta los sentidos...a través de sus coloridos mercados y de la luz de sus atardeceres ó con los ritmos y sonidos de la música árabe y el propio clamor de la ciudad, con los exquisitos sabores de su rica gastronomía ó los exóticos aromas de las especias y por último a través del habitual trato hospitalario con que la mayoría de sus habitantes te obsequiaran.
En Marrakech, convive la antigua ciudad tradicional, con otra de corte más moderno y actual, conocida como la Ville Novelle, formada por los barrios de Gueliz e Hivernage, creadas a principios del siglo XX, con la llegada de los franceses, en la primera destaca la extraordinaria medina y el antiguo barrio judío de Mellah, donde el visitante podrá deleitarse observando los exquisitos detalles de la arquitectura árabe que se muestra en palacios y residencias, esta histórica zona que ocupa gran parte del corazón de la ciudad, ha sido sido reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, desde el año 1985 y en la segunda podrá pasear por amplias calles y avenidas flanqueadas por elegantes tiendas de diseño, modernos restaurantes, cafeterías y grandes edificios en los que se mezcla la arquitectura árabe con los contemporáneos estilos europeos, conocido como arquitectura morisca. 


Imagenes de la moderna zona de Ville Novelle
Cuando llegué a Marrakech, como ya tenía un listado con las cosas más importantes que quería ver y experimentar durante los días que permanecería en la ciudad, antes de iniciar la travesía en 4x4 que a través del Atlas y siguiendo la Ruta de las Kasbahs, me llevaría hasta las puertas del Sáhara en Erg Chebi, me propuse no perder ni un solo minuto, para comenzar con mis recorridos fotográficos, así que una vez me hube instalado en el Hotel Albatros Garden, un cómodo establecimiento de amplias habitaciones y esmerado servicio, ubicado en la zona de Gueliz, me dispuse para encaminar mis pasos hacia la mítica plaza de Jemaa el Fna, el lugar más visitado de todo Marrakech. En las proximidades de la puerta principal del Hotel, estaban estacionados algunos taxis a la espera de turistas, me dirijo a ellos y les pregunto por el precio del traslado y con las respuestas obtenidas, ya obtuve el primer material para mi libreta de notas sobre informaciones y experiencias del viaje... "en Marrakech, nunca te subas a un taxi, sin negociar primero", los precios que me indicaron los taxistas, eran demasiado altos y de inmediato, llegué a la conclusión de que esta era la razón, por la que permanecían ociosos frente al hotel, hasta conseguir que algún incauto les pagara trayecto, más tiempo de inactividad y espera, era preferible caminar ó coger uno de los taxis que circulaban por las calles de las inmediaciones, los vehículos no estaban tan limpios ni mostraban tan buenas condiciones, pero al menos cobraban tarifas más razonables, en mi caso y en esta ocasión elegí caminar, que en definitiva, es siempre la mejor manera de conocer una ciudad.

Entrada principal del Hotel Albatros Garden
La tan fotografiada y conocida plaza de Jemaa el Fna, era el primer punto al que deseaba acudir, quería enbuirme en el ambiente de este alucinante enclave, entremezclarme con las bulliciosas gentes que allí se congregan y realizar fotografías del extraordinario ambiente y de los pintorescos personajes que allí se dan cita cada día y cada noche, acróbatas, vendedores de agua, adiestradores de monos, encantadores de serpientes, cuenta-cuentos, músicos y bailarines, que me propiciaron una segunda anotación para mi block de notas... "si quieres realizar fotografías de los personajes que pululan por la plaza Jemaa el Fna, es conveniente que lleves a mano algunas modernas". 

Aguadores ó vendedores de agua, uno de los personajes más fotografiados en Jemaa el Fna

En Marrakech, puedes fotografiar casi todo, pero en lo concerniente a fotografiar personas, es conveniente que pidas permiso antes, los marroquíes son bastante reacios a que los desconocidos, les tomen fotografía, pero en los lugares más turísticos, especialmente en la plaza de Jemaa el Fna, algunos se dejaran fotografiar de buena gana, porque de alguna manera forman parte del espectáculo turístico y los que sí se ofrecerán a ser fotografiados, serán los pintorescos personajes que diariamente acuden a la concurrida plaza, para realizar alguna actividad de las mencionadas anteriormente, aunque estos últimos siempre te pedirán dinero a cambio de posar para tus fotos de recuerdo.

Adiestrador de monos en la plaza Jemaa el Fna

Aunque para ser sincero, esta regla en ocasiones también puede que no se aplique, dependiendo de la actitud con que cada uno se relacione con los demás, uno de estos casos fue el que me ocurrió una tarde de esas que andaba deambulando por la plaza y un adiestrador de monos, al verme con la cámara en ristre, se me acerco para que le hiciera algunas fotos, pero ya se me habían acabado las monedas y así se lo hice saber, aunque para mi sorpresa el joven y su mono se prestaron a actuar como improvisados modelos, a pesar de que en esta ocasión, no podría recompensarlos economicamente. 
El ambiente de la plaza, llega por momentos a ser bastante agobiante, mucha gente se mueve de un lado para otro, comprando, paseando ó vendiendo, a los que se suman una gran cantidad de extranjeros que como yo, quieren experimentar y fotografiar todo lo que se mueve, así que de vez en cuando conviene subirse a cualquiera de las terrazas que casi todas las cafeterías de los aledaños poseen en la parte más alta del edificio donde se ubican y desde allí podrás observar la ajetreante vida tranquilamente, mientras te tomas algún refrigerio ó plato de comida, aunque en la mayoría de las ocasiones, tendrás que esperar a que las plazas más próximas a las barandas exteriores y por tanto con la mejor vista, queden libres. 

Terraza de un restaurante en la plaza Jemaa el Fna

Repuestas las fuerzas, ya es hora de seguir recorriendo la ciudad de Marrakech, visitando sus museos, palacios y jardines, pero para esto tendremos que seguir leyendo los siguientes artículos que he preparado:


http://www.diariosdeunfotografodeviajes.com/2014/09/que-ver-en-marrakech.html
Que ver en Marrakech
A continuación, expongo una relación de los lugares esenciales que fotografié y visité durante mi estancia en esta ciudad del sur de Marruecos...

Ver artículo completo.





http://www.diariosdeunfotografodeviajes.com/2014/09/zocos-de-marrakech.html
Zocos de Marrakech
Si vas a Marrakech y no te pierdes paseando por entre sus zocos, no has disfrutado de la esencia de la ciudad...

Ver artículo completo.