Que ver en Viena

Edificios de corte moderno, a las orillas de los canales del Danubio
Una de las mejores maneras de descubrir una ciudad, es sin duda la de que te sirvan de cicerone unos amigos que sean residentes en la misma y que además se de la ventajosa circunstancia de que Joseph, nuestro amigo vienés, sea profesor retirado, gran conocedor de la ciudad y de su historia, así que cada mañana después del desayuno, salíamos del apartamento que nos habían dejado nuestros amigos, en la zona residencial de Brigittenau, para tomar el metro ó el autobús y desplazarnos hasta el centro de la ciudad, dispuestos a dejarnos seducir por los encantos de esta gran capital que es Viena.

De nuestros primeros recorridos por el centro histórico de la ciudad, conocido como primer distrito ó Innere Stadt, destacaremos los siguientes enclaves que llamaron especialmente nuestra atención:

Innere Stadt
En la zona conocida como Innere Stadt, centro de Viena y antiguo casco histórico de la ciudad, se concentran gran cantidad de señoriales edificios, en los que se pueden admirar una amplia gama de estilos y detalles arquitectónicos. La catedral de San Esteban y el solemne palacio imperial de Hofburg, son dos de los monumentos más emblemáticos de este céntrico distrito. En la imagen la calle Graben y la columna de la Peste, erigida por Leopoldo I.


Stephansdom
La catedral de San Esteban (Stephansdom) ó Steffl, como afectuosamente la llaman los vieneses, viene ocupando un lugar prominente en la vida de esta ciudad, desde los tiempos de la Edad Media. 
La catedral de San Esteban ha resistido al ataque de los turcos, de Napoleón y de los Aliados, durante la segunda Guerra Mundial.


Ruprechtskirche
Esta pequeña iglesia situada en la plaza Ruprechtsplatz, en el centro histórico de Innere Stadt, esta considerada como una de las más antiguas de Viena, su construcción data del año 796 y esta dedicada a la memoria de San Ruperto de Salzburgo.
La iglesia, ha sido reconstruida en varias ocasiones, en 1276 fue pasto de un grave incendio y durante la II Guerra Mundial, sufrió importantes daños, al caerle encima uno de los edificios colindantes. 


Santa Trinidad
La iglesia ortodoxa griega de Santa Trinidad, en alemán Griechenkirche Zur Heiligen Dreifaltigkeit, fue construida en el siglo XVIII por el arquitecto danés Theophil Hansen afincado en Viena y que había cursado sus estudios en Atenas
La iglesia de Santa Trinidad de marcado estilo bizantino, fue uno de los primeros templos no católicos que se construyeron en la ciudad.

Iglesia de San Pedro
La Peterskirche, se encuentra muy cerca de la catedral de San Esteban, en pleno corazón de la ciudad  y su construcción esta inspirada en la Basílica de San Pedro de Roma.
Al parecer, en el mismo lugar que hoy se erige este templo de estilo barroco, se encontraba ubicada la primera iglesia de Viena, construida 1.600 años atrás.


Barrio Judío
El antiguo barrio judío de Viena, se encuentra enclavado en pleno centro neurálgico de la ciudad, en los que cabe destacar dos significatívos y emblemáticos emplazamientos, el Seitenstettengasse una vieja sinagoga que sobrevivió a las persecuciones nazis y la Judenplatz, que antaño fue el centro de la judería medieval, donde actualmente, se erige un moderno monumento que recuerda el Holocausto.



Ankeruhr
Próximo a la plazoleta de Hoher Markt, podemos apreciar un curioso reloj de ancla diseñado por por el pintor Franz Matsch, construido con bronce y cobre entre los años 1911 y 1917. Cada hora cruza el puente la figura de uno de los doce importantes personajes históricos que están representados en el interior del mecanismo y al mediodía, desfilan todas las figuras a la vez, mientras los grupos de turistas esperan para observar el espectáculo que viene acompañado de agradables piezas de música clásica.

Paseos en calesa 
Una manera de ver y recorrer la ciudad de forma tranquila, es  hacerlo a bordo de una de las muchas calesas ó coches de caballos que realizan interesantes rutas turísticas, callejeando por entre las plazas y avenidas de la Innere Stadt, el centro histórico de Viena y algunas otras zonas monumentales cercanas.

Hofburg
El palacio de Hofburg, es históricamente, uno de los edificios más significativos de Viena, se construyó como residencia imperial de los Hasburgo y en su interior se conservan importantes piezas del patrimonio secular y eclesiástico, tales como las coronas del Sacro Imperio Romano y otros importantes tesoros pertenecientes a los más importantes emperadores de Austria.



Dejando atrás el centro histórico de Viena, dirigimos nuestros pasos, hacia otros distritos importantes de la ciudad, tales como Ringstrasse ó Landstrasse e incluso decidimos desplazarnos un poco más lejos, para poder llegar hasta el Palacio de Schönbrunn en los alrededores de la ciudad,

Ringstrasse
Un amplio bulevar construido sobre lo que en otros tiempos se correspondiese con el muro de protección de la ciudad. Esta moderna zona alberga en la actualidad magníficos edificios destinados al uso de instituciones culturales y políticas de la ciudad, rodeados de cuidados parques y elegantes zonas comerciales y de esparcimiento, donde se ubican algunas de las mejores dulcerías, heladerías y como no, los típicos kaffehaus de Viena.

Parlamento de Austria 
Este edificio de estilo neoclásico que comenzó a construirse en 1874 y cuya obra no se vio culminada hasta pasados diez años, es el edificio más emblemático de la zona de Ringstrasse. 
La arquitectura del edificio, con un estilo denominado Historicismo rememora a las construcciones griegas por alusión a ser esta cultura la que originó la democracia y en su interior se albergan las dos cámaras nacionales, el Nationalrat (consejo nacional) y Bundesrat (consejo federal).

Karlskirche
Este atractivo templo ubicado en el distrito de Landstrasse, fue ordenado construir al termino de la epidemia de peste que asoló la ciudad en el año 1713, por el emperador Carlos VI, en honor a San Carlos Borromeo que por su labor y dedicación contra la epidemia de Milán, fue nombrado patrono de la lucha contra la peste. En la agradable y estética fachada de esta iglesia, destacan dos columnas frontales, inspiradas en las de Trajano de Roma.

Hundertwasserhaus 
Esta  original construcción de un grupo de viviendas sociales, con fachadas ondulantes y estridentes colores, donde se entremezcla cemento y naturaleza, creada por el artista Friedensreich Hundertwasser y realizadas por el arquitecto Joseph Krawina, es una de las visitas más populares de la ciudad, que ha terminado siendo una muestra más del patrimonio cultural austriaco.



Naschmarkt
Este es el mercado más conocido de todo Viena, inició su actividad en el siglo XVI, cuando todos los puestos que comerciaban con los productos agrícolas que llegaban en carros a la ciudad, se congregaban en este lugar. En la actualidad, en el Naschtmarkt, se puede encontrar una gran variedad de productos e incluso se puede comer en cualquiera de los pequeños restaurantes que comparten espacio con los puestos tradicionales de este mercado.
 
Palacio de Belvedere
Este palacio ó Schloss como se diría en alemán, de marcado estilo barroco, fue construido como residencia de verano para el príncipe Eugenio de Saboya.
En el interior de este palacio se pueden visitar interesantes galerías de arte, barroco, medieval y austriaco, con obras de  Gustav Klimt, Egon Schiele, Oskar Kokoschka y Max Oppenheimer.



Palacio Schönbrunn
La antigua residencia imperial de verano de los Hasburgo, es una de las edificaciones barrocas más impresionantes de la vieja Europa, su origen histórico comienza con la construcción de un pequeño palacio de caza ordenado por el emperador Maximiliano II, pero la que finalmente, impulso y propició la construcción definitiva de esta lujosa residencia de verano, fue la archiduquesa y soberana María Teresa I de Austria.

Canales del Danubio
La ciudad de Viena, también ofrece un aspecto más moderno y actual, en los núcleos arquitectónicos surgidos a las orillas de los canales del río Danubio.
Pequeños puertos deportivos y lugares para el baño, se alternan con la instalación de clubes sociales y elegantes restaurantes de corte internacional, que ofrecen interesantes espacios donde relajarse al caer la tarde.




Espero que les haya gustado este pequeño paseo en imágenes por la romántica y cultural ciudad de Viena y que se animen a viajar hasta allí para disfrutar de esta gran urbe, yo por mi parte, no descarto volver en próximas ocasiones, para seguir disfrutando de esta increíble ciudad.

- Más información en Turismo de Viena
- Fotografías de Viena en Archivo fotográfico CFS