Bikaner, la ciudad roja de Rajasthán

Carro tirado por camello en las inmediaciones del fuerte Junagarh
Si Jaipur, ostenta el apodo de Ciudad Rosa, a Bikaner uno de los antiguos reinos del desierto de Rajasthán, también se la conoce como la Ciudad Roja, debido a que la mayoría de sus edificios históricos, están construidos con la arenisca de color rojizo, tan abundante en esta zona. Esta magnífica ciudad fundada en 1486 por Rao Bika, el inquieto y conquistador hijo menor del gobernador de Jodhpur, sería mi primer gran objetivo de la ruta que estaba realizando por el estado de Rajasthán

Atardecer y cúpulas del Llagarh Palace
Tan solo nos separaban unos 335 kilómetros de jaipur, la ciudad de partida, pero debido a las constantes paradas que iba realizando por el camino para observar la vida rural de los pueblos que me iba encontrado, llegamos a Bikaner, al atardecer con una magnífica puesta del sol, que teñía los cielos de intenso color rojo, en los que se perfilaban las esbeltas siluetas de minaretes y palacios. Terminado el espectáculo que nos había brindado la naturaleza, había llegado la hora de retirarme, para descansar y poner en orden las notas y el material realizado en esta primera jornada, el hotel Raj Vila, que tenía contratado previamente, casi parecía un palacio, era limpio, confortable y estaba bien situado.

Instalaciones del Hotel Raj Vila
Como es habitual, me levanto muy temprano para hacer mis primeras incursiones fotográficas por la ciudad, antes de que sus calles comiencen a saturarse con el movimiento diario de ciudadanos y turistas, me gusta mucho realizar fotografías en ese momento mágico de la mañana en el que solo circulamos por entre las calles y edificios de la ciudad, repartidores de leche, fotógrafos y alguna que otra vaca madrugadora, mientras los primeros rayos solares tiñen las escenas, con sus agradables tonos cálidos.

Exteriores del fuerte Junagarh, a primeras horas del día
Bikaner, a pesar de la ostensible belleza de sus palacios y templos, no es una ciudad demasiado frecuentada por el gran turismo de masas, lo que bajo mi perspectiva, la hace aún más encantadora. De entre todas sus edificaciones, destaca Junagarh, el fuerte amurallado mejor conservado y más ornamentado de todo Rajasthán, que sin dudad se ha convertido en el símbolo más representativo de la ciudad. Un fuerte históricamente inconquistable, que parapetado por una imponente muralla de arenisca roja, alberga en su interior numerosos palacios, templos y pabellones ajardinados.

Exteriores e interiores del fuerte Junagarh
Si has llegado hasta Bikaner, también conviene que visites el Palacio de Lalgarh, situado a las afueras de la ciudad amurallada, una magnífica obra arquitectónica con bonitos patios interiores y jardines, en los que destacan elaborados arcos y frisos esculpidos. El palacio, en el que aún reside parte de la antigua familia real de Bikaner, se encuentra actualmente reconvertido en hotel y museo, que puede ser visitado por el público, en su mayor parte.

Escenas y rincones del Palacio Lalgarh
La visita a este palacio es de lo más instructiva, poder observar el desmesurado lujo con que vivían los grandes maharajas, que gobernaron estas tierras de gentes pobres y sencillas, es cuando menos algo curioso, que invita a reflexionar sobre las pronunciadas diferencias sociales entre las castas dominantes y las de estatus más bajos y menos privilegiados, que parece ser una constante en la actitud histórica de todos los pueblos.

Anticuado sistema de prevención de incendios de la época victoriana
Tanto las dependencias interiores convertidas en salas de museo y zonas de servicio hotelero, como los pabellones exteriores y jardines, se mostraban limpias y ordenadas. Disfrute del paseo por entre las diferentes estancias de este palacio y me llamó poderosamente la atención, un antiquisimo sistema de prevención contra incendios que seguía en perfecto estado de revista.


Terminada mi visita a esta llamativa ciudad construida en medio del desierto, seguiré con mi itinerario por el Rajasthán, emulando las antiguas rutas comerciales de las caravanas que se dirigían desde China, hasta el Asia Central y atrás voy dejando los palacios y fuertes, para adentrarme de nuevo en el mundo de las gentes sencillas que trabajan y viven en las zonas rurales, que me voy encontrando en mi camino al siguiente destino de Jaisalmer.


Ah!!, se me olvidaba, aunque no estuviera en mi lista de objetivos a visitar, y por si fuera del interés de algún futuro visitante de la zona, les comento que muy cerca de Bikaner, a unos 30 kilómetros aproximadamente, se encuentra el Karni Mata Temple ó Templo de las ratas, donde se concentran cientos de estos roedores, que son alimentados y protegidos por un grupo de monjes y devotos, que las consideran personas reencarnadas.




http://www.diariosdeunfotografodeviajes.com/2015/01/explorando-rajasthan-en-4x4.html
Explorando Rajasthán en 4x4
Seguimos con la ruta que me llevará a conocer los tres antiguos reinos de Bikaner, Jaisalmer, Jodhpur y la ciudad sagrada de Pushkar, hasta completar el circuito regresando de nuevo a la bulliciosa ciudad de Jaipur... 

Ver artículos.