Elegir alojamiento de viaje

Como encontrar el alojamiento adecuado para tu viaje
Si algo he aprendido con la experiencia y los viajes, es que en la diversidad reside la esencia de nuestra naturaleza. Viajando, se aprende a valorar las diferencias inherentes a los paisajes, costumbres y culturas.
También se aprende a reconocer y aceptar, que hay muchas maneras de viajar y de vivir la experiencia. Casi tantas como viajeros, me atrevería a decir. Esta diversidad a la hora de realizar el viaje, a la que me refiero, se manifiesta de muchas  y variadas maneras.

El tipo de destino que elegimos, el medio de transporte, el itinerario, la compañía y como no el alojamientoEste último elemento, es básico y esencial a la hora de organizar nuestro viaje. Dependiendo del momento y de las necesidades de cada ocasión, el alojamiento puede llegar a convertirse en el aspecto más original y destacable de nuestro viaje. Yo mismo he podido experimentar bastantes y diversos tipos de alojamientos y de cada uno de ellos he acabado obteniendo instructivas experiencias.
Cuando viajo por mi cuenta, sin prisas, horarios ni agenda fotográfica que cumplir prefiero instalarme en ubicaciones que me permitan una mayor libertad de movimientos y autonomía. Y con la cada vez mas extendida ofertas de alojamientos en casas y apartamentos privados, consigo adentrarme e integrarme de forma más directa, en la vida real de los lugares visitados.  Digamos que con este sistema, puedes cambiar el rol de turista ó huésped de hotel, por el de vecino.  Algo que a mi personalmente, me ha parecido siempre bastante enriquecedor. Las veces que me he decidido, por este tipo de alojamientos, han sido muy satisfactorias. Me ha gustado la sensación, de sentirme en un ambiente más personal, conviviendo con la gente de un determinado barrio ó distrito, de una manera más autentica y hasta podría decirse familiar. Salir a comprar los artículos de primera necesidad, en el pequeño supermercado de la calle de al lado ó tomar un aperitivo, en el bar de la esquina, son acciones que te conexionan con el entorno del lugar visitado.
También es verdad, que antes de llegar a tan gratificante situación, tuvimos que pasar de manera previa y antes de emprender viaje, muchas horas pegados a la pantalla del ordenador, visitando las diferentes compañías que se dedican a gestionar, este tipo de alojamientos. Un trabajo arduo, que en ocasiones llegaba a resultarnos bastante cansado. Libreta en mano, apuntábamos los resultados, para posteriormente poder  comparar las ofertas de precios y las ubicaciones, de una web con otra. 
Estos mismos inconvenientes debieron de experimentar los creadores de Hundredrooms, un novedoso comparador, que acabo de descubrir en la red.  Con el que ahora puedo encontrar el apartamento que mejor se adapte a mis necesidades y expectativas.  Evitando largas horas de búsqueda e inevitables quebraderos de cabeza, tal como he referido en este artículo.